El tiempo pasa muy rápido, y más aun el verano y sentimos que no aprovechamos bien el día, peor aún, cuando muchos están disfrutando de sus vacaciones tú sigues trabajando.

En verano queremos hacer muchas cosas, porque el clima nos acompaña, porque nos sentimos con más energía, por que el día es más largo, pero quedamos con la sensación de que el día no alcanza… y podríamos realizar muchas más actividades más. Pero te has puesto a pensar ¿Por qué no alcanzas a hacer todo? De seguro estas fallando en pequeños detalles.

Inicia tu día con buena música

Lo ideal es dejar la alarma a una misma hora. Es recomendable que fijes una hora especifica siempre para que suene el despertador, porque así acostumbras tu organismo y que éste funcione mejor, acompañando ése gran momento del día con música. De acuerdo estudios psicológicos se descubrió que “Viva la vida” de Coldplay es una excelente canción para activarte en la mañana, ya que tiene varios elementos estimulantes para el cerebro: la letra es positiva y el ritmo va en ascenso.

Respirar y elongar
lo ideal sería hacer ejercicio por las mañanas, pero convengamos que pronto hay que salir a trabajar, entonces regálate el tiempo de elongar y estirar tu cuerpo, revisa alguna posición de yoga en la web y practícala, de ésta forma oxigenas tu cuerpo y esa pequeña cuota de actividad física también libera endorfinas.


Organiza una lista de pendientes
Al iniciar tu trabajo diario, toma el hábito de ordenar tus pendientes, destaca lo urgente de lo importante. No cabe duda que iniciar el día laboral no es fácil y siempre quedan pendientes del día anterior, si practicas también el dicho de “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy” sin duda facilitará tu jornada mañana.


Has un alto en tu jornada

Para!!!! Realizar un alto también ayuda a retomar la concentración y obviamente contribuirá a tu eficiencia en el trabajo, una forma de recuperar energía se logra realizando pequeños altos en la jornada, que no necesariamente son para “sacar la vuelta”, sino para retomar con más ánimo.

No cierres la jornada con mails
Fija una hora límite para enviar información o requerimientos vía correo electrónico, la gran mayoría de las personas opta por enviar todo a última hora, para salir de sus pendientes. Obviamente para nadie es grato ver su bandeja llena antes de abandonar la oficina. Lo ideal es que los requerimientos y posteriores respuestas se lleven a cabo al inicio de la jornada, contribuye a que todo sea más productivo, se unifican los esfuerzos por avanzar durante el día y se termina la jornada con la sensación de que te vas sin ningún pendiente, con ánimo y optimismo para partir bien el día siguiente.